Para no pecar con mi lengua

Yo dije: Atenderé a mis caminos, Para no pecar con mi lengua; Guardaré mi boca con freno, En tanto que el impío esté delante de mí.

   El Autor:
    Gracias Padre por cada dia de vida, permite que se cumpla tu Palabra "Para no pecar con mi lengua", Está Escrito:
Salmos 34:13
Guarda tu lengua del mal, Y tus labios de hablar engaño.

Salmos 141:3
Pon guarda a mi boca, oh Jehová; Guarda la puerta de mis labios.

Santiago 3:2
Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.

Santiago 1:26
Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.

Salmos 119:9
¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.
Salmos 141:3
Pon guarda a mi boca, oh Jehová; Guarda la puerta de mis labios.

Dios les Bendiga, y la Paz de Cristo este con Ustedes.



Sálvame en tu misericordia

Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; sálvame en tu misericordia.

El Autor:
    Tu misericordia o Señor Jehova de los Ejercitos, Gracias por cada dia, Gracias por tu Hijo Mi Señor Jesucristo y por EL Santo Espiritu que mora en mi, Está Escrito:
Salmos 67:1
Dios tenga piedad de nosotros y nos bendiga, y haga resplandecer su rostro sobre nosotros; Selah

Oh Dios de los ejércitos, restáuranos; haz resplandecer tu rostro sobre nosotros, y seremos salvos.

Salmos 86:16
Vuélvete hacia mí, y tenme piedad; da tu poder a tu siervo, y salva al hijo de tu sierva.

Salmos 119:135
Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo, y enséñame tus estatutos.

Salmos 80:3
Restáuranos, oh Dios, y haz resplandecer tu rostro sobre nosotros , y seremos salvos.


Quién le instruirá

Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.(1 Corintios 2:16)

El Autor:
    Dios Les Bendiga, Gracias a mi señor Jesucristo, nesecitamos conocerle mas, Está Escrito:
Isaías 40:13
¿Quién enseñó al Espíritu de Jehová, o le aconsejó enseñándole?

Jeremías 23:18
Porque ¿quién estuvo en el secreto de Jehová, y vio, y oyó su palabra? ¿Quién estuvo atento a su palabra, y la oyó?

1 Corintios 12:8
Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu;

Romanos 15:14
Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros los unos a los otros.

1 Corintios 2:6
Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen,

1 Corintios 2:11
Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.


Gracias a dios por su Espiritu Santo, Está Escrito:
Juan 14:26
Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.
Dios les Bendiga.

Por su incredulidad fueron desgajadas

Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme.21 Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará.
El Autor:
 La Palabra de Dios es "sono TEME", es el Temor a Dios lo que tenemos que tener Presente, Está Escrito:
Romanos 5:2por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Romanos 11:21
porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, tampoco a ti te perdonará. 
1 Corintios 10:12
Por tanto, el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga.
1 Corintios 15:1
Ahora os hago saber, hermanos, el evangelio que os prediqué, el cual también recibisteis, en el cual también estáis firmes,
Romanos 11:22
Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; severidad para con los que cayeron, pero para ti, bondad de Dios si permaneces en subondad; de lo contrario también tú serás cortado.
La Paz de Dios este con Ustedes.

Sino que lo resucite en el día final

Y esta es la voluntad del que me envió: que de todo lo que El me ha dado yo no pierda nada, sino que lo resucite en el día final. (Juan 6:39)
El Autor:
   Que dios les Bendiga, Jesucristo con su mensaje de Salvación para TODO que le Sigue, Está Escrito:
Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.

Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y yo mismo lo resucitaré en el día final.

Juan 10:28
y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano.

Juan 11:25
Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá,

Juan 17:6
He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; eran tuyos y me los diste, y han guardado tu palabra.

Un AMÉN grande, para Dios, GRACIAS por enviar a tu HIJO Padre Celenstial, Está Escrito:
para que se cumpliera la palabra que había dicho: De los que me diste, no perdí ninguno.
1 Corintios 6:14
Y Dios, que resucitó al Señor, también nos resucitará a nosotros mediante su poder.

Hechos 2:24
a quien Dios resucitó, poniendo fin a la agonía de la muerte, puesto que no era posible que El quedara bajo el dominio de ella.
Hechos 2:32
A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.
1 Corintios 15:23
Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo en su venida;

Dios les Bendiga...

Cómo crecen los huesos

Como tú no sabes cuál es el camino del viento, o cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta, así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas. (Eclesiastés 11:5)

El Autor:
Dios les Bendiga, "Cómo crecen los huesos", Solo Dios sabe, Está Escrito:
Juan 3:8
El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

Salmos 139:15
No estaba oculto de ti mi cuerpo, cuando en secreto fui formado, y entretejido en las profundidades de la tierra.

Eclesiastés 1:6
Soplando hacia el sur, y girando hacia el norte, girando y girando va el viento; y sobre sus giros el viento regresa.
Eclesiastés 1:13
Y apliqué mi corazón a buscar e investigar con sabiduría todo lo que se ha hecho bajo el cielo. Tarea dolorosa dada por Dios a los hijos de los hombres para ser afligidos con ella.
Eclesiastés 3:10
He visto la tarea que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que en ella se ocupen.
Eclesiastés 3:11
El ha hecho todo apropiado a su tiempo. También ha puesto la eternidad en sus corazones; sin embargo, el hombre no descubre la obra que Dios ha hecho desde el principio hasta el fin.

Dios les Bendiga y les de Salud.

Oración de Culpa



Y por qué no quitas mi rebelión, y pedonas mi iniquidad? Job 7:21

¿Había pecado Job para merecer tanto sufrimiento?

Job se culpa. Pero su libro no estaría en la Biblia si solo relatara el sufrimiento merecido de un mortal. La reflexión profunda de este libro descansa en el hecho de que Job, siendo inocente (Job 10:7), sufría amargamente, y no podía encontrarle un sentido a su drama.

El sufrimiento está en el fondo de la reflexión teológica acerca del misterio del mal. En esto tenía razón el filósofo alemán Friedrich Nietzsche: la cuestión no es tanto acerca de la presencia del sufrimiento en el mundo como de la ausencia de respuesta a la pregunta: ¿Por qué sufrimos?

A esta cuestión se han abocado la teodicea, que es una rama de la teología racional, también llamada teología natural, y la filosofía. Pero no hay respuesta. En su afán de "defender" a Dios ante la presencia del mal en el mundo, la teología ha ensayado muchas teorías. Desde San Agustín hasta Santo Tomás, los teólogos han manejado la doctrina del crimen y el castigo. Es decir, hay sufrimiento porque hay una falta. En otras palabras. si alguien sufre, es porque de alguna manera se lo merece. Si tú no eres la causa directa de tu sufrimiento, puede que lo sean tus antepasados.

Jesús enfrentó esta teología. Cuando le preguntaron "¿quién pecó, este o sus padres, para que haya nacido ciego?" (Juan 9:2), él respondió: "No es que pecó este, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él" (vers. 3). El mal no se explica. ¡Es la ocasión para que se manifieste la gloria de Dios! No queramos entender el sentido del sufrimiento. El dolor del mundo nos alienta a no bajar los brazos, a luchar por un mundo mejor, más justo.

Cuando el dolor nos asuste, y digamos "¿qué he hecho para merecer esto?", no nos culpemos ni culpemos a Dios. La culpa es mala. Solo es buena cuando la despierta el Espíritu Santo. Porque solo Dios puede quitarla.

La oración derrama frescas lluvias de consuelo al corazón sediento. Cuando la razón se agote, cuando la noche de la inteligencia no tenga luna, cuando no entiendas por qué sufres, aun te queda la oración. Es el único poder que tienes en este mundo.

Oración: Señor, que el dolor de este mundo no me aleje de ti.