Sino que lo resucite en el día final

Y esta es la voluntad del que me envió: que de todo lo que El me ha dado yo no pierda nada, sino que lo resucite en el día final. (Juan 6:39)
El Autor:
   Que dios les Bendiga, Jesucristo con su mensaje de Salvación para TODO que le Sigue, Está Escrito:
Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.

Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo aquel que ve al Hijo y cree en El, tenga vida eterna, y yo mismo lo resucitaré en el día final.

Juan 10:28
y yo les doy vida eterna y jamás perecerán, y nadie las arrebatará de mi mano.

Juan 11:25
Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá,

Juan 17:6
He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; eran tuyos y me los diste, y han guardado tu palabra.

Un AMÉN grande, para Dios, GRACIAS por enviar a tu HIJO Padre Celenstial, Está Escrito:
para que se cumpliera la palabra que había dicho: De los que me diste, no perdí ninguno.
1 Corintios 6:14
Y Dios, que resucitó al Señor, también nos resucitará a nosotros mediante su poder.

Hechos 2:24
a quien Dios resucitó, poniendo fin a la agonía de la muerte, puesto que no era posible que El quedara bajo el dominio de ella.
Hechos 2:32
A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.
1 Corintios 15:23
Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo en su venida;

Dios les Bendiga...

Cómo crecen los huesos

Como tú no sabes cuál es el camino del viento, o cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta, así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas. (Eclesiastés 11:5)

El Autor:
Dios les Bendiga, "Cómo crecen los huesos", Solo Dios sabe, Está Escrito:
Juan 3:8
El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

Salmos 139:15
No estaba oculto de ti mi cuerpo, cuando en secreto fui formado, y entretejido en las profundidades de la tierra.

Eclesiastés 1:6
Soplando hacia el sur, y girando hacia el norte, girando y girando va el viento; y sobre sus giros el viento regresa.
Eclesiastés 1:13
Y apliqué mi corazón a buscar e investigar con sabiduría todo lo que se ha hecho bajo el cielo. Tarea dolorosa dada por Dios a los hijos de los hombres para ser afligidos con ella.
Eclesiastés 3:10
He visto la tarea que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que en ella se ocupen.
Eclesiastés 3:11
El ha hecho todo apropiado a su tiempo. También ha puesto la eternidad en sus corazones; sin embargo, el hombre no descubre la obra que Dios ha hecho desde el principio hasta el fin.

Dios les Bendiga y les de Salud.

Oración de Culpa



Y por qué no quitas mi rebelión, y pedonas mi iniquidad? Job 7:21

¿Había pecado Job para merecer tanto sufrimiento?

Job se culpa. Pero su libro no estaría en la Biblia si solo relatara el sufrimiento merecido de un mortal. La reflexión profunda de este libro descansa en el hecho de que Job, siendo inocente (Job 10:7), sufría amargamente, y no podía encontrarle un sentido a su drama.

El sufrimiento está en el fondo de la reflexión teológica acerca del misterio del mal. En esto tenía razón el filósofo alemán Friedrich Nietzsche: la cuestión no es tanto acerca de la presencia del sufrimiento en el mundo como de la ausencia de respuesta a la pregunta: ¿Por qué sufrimos?

A esta cuestión se han abocado la teodicea, que es una rama de la teología racional, también llamada teología natural, y la filosofía. Pero no hay respuesta. En su afán de "defender" a Dios ante la presencia del mal en el mundo, la teología ha ensayado muchas teorías. Desde San Agustín hasta Santo Tomás, los teólogos han manejado la doctrina del crimen y el castigo. Es decir, hay sufrimiento porque hay una falta. En otras palabras. si alguien sufre, es porque de alguna manera se lo merece. Si tú no eres la causa directa de tu sufrimiento, puede que lo sean tus antepasados.

Jesús enfrentó esta teología. Cuando le preguntaron "¿quién pecó, este o sus padres, para que haya nacido ciego?" (Juan 9:2), él respondió: "No es que pecó este, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él" (vers. 3). El mal no se explica. ¡Es la ocasión para que se manifieste la gloria de Dios! No queramos entender el sentido del sufrimiento. El dolor del mundo nos alienta a no bajar los brazos, a luchar por un mundo mejor, más justo.

Cuando el dolor nos asuste, y digamos "¿qué he hecho para merecer esto?", no nos culpemos ni culpemos a Dios. La culpa es mala. Solo es buena cuando la despierta el Espíritu Santo. Porque solo Dios puede quitarla.

La oración derrama frescas lluvias de consuelo al corazón sediento. Cuando la razón se agote, cuando la noche de la inteligencia no tenga luna, cuando no entiendas por qué sufres, aun te queda la oración. Es el único poder que tienes en este mundo.

Oración: Señor, que el dolor de este mundo no me aleje de ti.

Ni para siempre me enojaré

Porque no contenderé para siempre, ni para siempre me enojaré; pues decaería ante mí el espíritu, y las almas que yo he creado. (Isaías 57:16)
El Autor:
   Dios Gracias por tu Santo Espíritu, con el podemos seguir adelante, Está Escrito:
Isaías 42:5
Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan:
Salmos 85:5
¿Estarás enojado contra nosotros para siempre? ¿Extenderás tu ira de generación en generación?
 
Salmos 103:9
No contenderá para siempre, Ni para siempre guardará el enojo.
 
Eclesiastés 12:7
y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.


Jeremías 3:5
¿Guardará su enojo para siempre? ¿Eternamente lo guardará? He aquí que has hablado y hecho cuantas maldades pudiste.

Job 33:4
El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida.


Salmos 102:26
Ellos perecerán, pero tú permaneces; y todos ellos como una vestidura se desgastarán, como vestido los mudarás, y serán cambiados.

Gracias Padre Celestial, y Gracias por Apoyar...

Dios nos Habla


Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él.
(Números 12:6)

Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; Pero el hombre no entiende. Por sueño, en visión nocturna, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Cuando se adormecen sobre el lecho,
(Job 33:14-15)

_Visión_

Entonces hablaste en visión a tu santo, Y dijiste: He puesto el socorro sobre uno que es poderoso; He exaltado a un escogido de mi pueblo.
(Salmos 89:19)

Vé, pues, ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos, y regístrala en un libro, para que quede hasta el día postrero, eternamente y para siempre.
(Isaías 30:8)

Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.
(Habacuc 2:2-3)

Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor. Y el Señor le dijo: Levántate, y vé a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora,
(Hechos 9:10-12)

_Escriturá_

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,
(2 Timoteo 3:16)

Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.
(2 Pedro 1:20-21)

Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.
(Juan 14:26)

Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños;
(Hechos 2:17)

Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.
(Joel 2:28)

Que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea.
(Apocalipsis 1:11)

Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.
(Apocalipsis 21:5)

Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.
(Apocalipsis 22:19)

_Promesas_

No olvidaré mi pacto, Ni mudaré lo que ha salido de mis labios. Una vez he jurado por mi santidad, Y no mentiré a David.
(Salmos 89:34-35)

!Recuerda alabar a Dios¡

Éxodo 15:1-12

Por la historia de la iglesia cristiana, vemos que los signos de alabanzas con mayor gracia fueron escritos de la época más oscuras. Como ejemplo, vemos el himno _"Damos gracias a nuestro Dios"_, compuesto por el pastor de la iglesia luterana de Eilenburgo, Alemania, Martín Rinkart, hijo de un humilde herrero. El comenzó su ministerio un año antes de la Guerra de los 30 años (1618-1648).

Durante la Guerra, Eilenburgo recibió miles de refugiados que huían temeroso de la violencia. Esto causó hacinamiento, agravando la hambruna y la peste, y muchas personas murieron. El Pastor Rinkart asistió hasta 50 funerales en un solo día. Cuando Los Invasores, Vikingos suecos, pidieron un rescate millonario a cambio de no invadir o destruir la ciudad, el pastor Rinkart salió al frente a negociar valientemente con coraje y Fe, acompañado de cientos de feligreses. Al comienzo el comandante de las huestes escandinavas rechazó las súplicas del pastor luterano. Pero sus armas grande, la oración, y los cánticos de Dios, que finalmente tocaron el corazón del líder Invasor y redujo sus exigencias.

Luego de están duras experiencias el pastor Rinkart compuso este himno. "Damos gracias a nuestro Dios con todo el corazón, cosas maravillosas ha hecho y el mundo se alegra por ellas, nos ha bendecido en Nuestro camino con innumerables con este amor, Él es nuestro hoy, y por siempre lo será."

Indudablemente, Dios abrirá un camino para cruzar, Aunque usted esté ahora en ese lado del mar Rojo. Cuando él le abra camino, ¡Recuerde alabar a Dios!

Las reglas del Mar Rojo / Robert J. Morgan
Tomado de: "Tiempo con Dios es vida viva" Abril 2012 Pág 79

Y la fuerza de mi salvación

Te amo, oh Jehová, fortaleza mía. Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.

El Autor:
    Gracias oh Dios, Roca, Castillo y Fortaleza mía, Bellas palabras para decir que sin Dios, nada somos, Está Escrito:
Éxodo 15:2Jehová es mi fortaleza y mi cántico, Y ha sido mi salvación. Este es mi Dios, y lo alabaré; Dios de mi padre, y lo enalteceré.

Salmos 43:2
Ya que tú eres el Dios de mi fortaleza, ¿por qué me has rechazado? ¿Por qué ando sombrío por la opresión del enemigo?

Salmos 116:1Amo a Jehová, pues ha oído Mi voz y mis súplicas.

Salmos 59:17
Oh fortaleza mía, a ti cantaré alabanzas; porque mi baluarte es Dios, el Dios que me muestra misericordia.

Salmos 21:1El rey se alegra en tu poder, oh Jehová; Y en tu salvación, !!cómo se goza!

   Sin más Palabras, la de Job, Está Escrito:
Job 10:9
Acuérdate que como a barro me diste forma; ¿Y en polvo me has de volver?

Job 33:6
He aquí, yo como tú, pertenezco a Dios; del barro yo también he sido formado.

2 Corintios 5:1
Porque sabemos que si la tienda terrenal que es nuestra morada, es destruida, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha por manos, eterna en los cielos.

Hebreos 9:11
Pero cuando Cristo apareció como sumo sacerdote de los bienes futuros, a través de un mayor y más perfecto tabernáculo, no hecho con manos, es decir, no de esta creación,
Hebreos 9:24
Porque Cristo no entró en un lugar santo hecho por manos, una representación del verdadero, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora en la presencia de Dios por nosotros,

2 Pedro 1:13
Y considero justo, mientras esté en este cuerpo, estimularos recordándoos estas cosas,
2 Pedro 1:14
sabiendo que mi separación del cuerpo terrenal es inminente, tal como me lo ha declarado nuestro Señor Jesucristo.

Dios les Bendiga, que Tengan un Bello día.